La valoración de as commodities empeora, aunque todavía deje Brasil confortable en términos de los precios mundiales. Pero lo que más debe preocupar es el comportamiento de la productividad. La evaluación es del economista Alexandre Schwartsman en conferencia pronunciada en la mañana de miércoles (20/5) en el XIII Seminario Tereos Guaraní en São Paulo.

“La producción industrial/hora pagados se aceleró hasta el 2008, llegando a 1,6 y luego simplemente cayó, llegando a 1,2 en el tercer cuadrimestre de 2014”, informó. “El hecho es que Brasil participó en el proceso de reforma después de hacer la reforma constitucional de 1988.”

“Hicimos la reforma, y ​​lo hicimos mal, porque desde 1990 hasta 2005 el país participa en el proceso de reforma y, con razón o sin ella, fue cambiando. Privatizamos una serie de industrias, se abrió la economía, que sigue cerrada, e incluso el primer gobierno de Lula, fueran vistos avances importantes en la reforma de las pensiones. Esto elevó el índice de productividad. Pero debido al ‘mensalão’ e a alta en los precios de las materias primas, este proceso de reforma se ha detenido desde el 2005”, dijo.

A partir de 2005, dijo, hay “un retorno al pasado, con una política intervencionista.” En términos de rendimiento en los últimos cuatro años “perdemos de goleada.” El ritmo de crecimiento mundial fue de 3,6% entre 2011 y 2014, mientras que Brasil aumentó un 2,1% durante el mismo período.

Según él, la inversión llegó en aceleración hasta el año 2010, con el 19% del PIB, pero se redujo a 1% del PIB en el primer cuadrimestre de este año.

En 2000, el PIB de Brasil creció un 2,3%, alcanzó el 3,5% en 2007, se redujo en casi un 0,5% en 2009, subió un 4,5% en 2012 y debe cerrar 2015 por debajo del 1% negativo. Pero en 2016, hay proyección que el PIB avance para 1%, 2% en 2017 y 1,1% en 2018.

Pero ¿qué hacer para recuperar el crecimiento sostenible en Brasil?

Schwartsman: El ajuste fiscal previsto tendrá impactos desde 2017. En 2016, habrá impacto de este ajuste, un descenso de la inflación debido a la contracción y el desempleo. 2015 es un año de régimen de política económica insostenible para la alternativa más estable. Habrá costos: disminución del producto y del empleo, que coexistirá con una inflación más alta, debido a la corrección de los abusos de los últimos años.

“A pesar del comodín que es el tema de la energía, la actividad económica debe comenzar senda de crecimiento a partir de 2016”, dijo.

Desafíos: “el primer es para estabilizar la economía, con menor inflación y déficit exterior que cae, con medidas para acelerar el crecimiento”; “En un futuro próximo, esto requiere la reforma del modelo de concesión de infraestructura que permite un alto rendimiento”; “En un futuro más largo, hay que reanudar el proceso de liberalización de la economía, sea en materia de comercio exterior, sea en el campo de las relaciones laborales, o incluso en el ámbito fiscal.”

“Hay una crisis política que dificulta el tratamiento de temas de largo plazo, pero difícilmente habrá crisis económica, entendida como la aceleración de la inflación persistente, dificultades  de servicio de la deuda o una crisis de balanza de pagos. Mantener la estabilidad es una condición necesaria para la reanudación”.

Tags: ,
X