Sudán se convierte en centro regional para el comercio del azúcar

País podrá ser responsable de casi el 30% de la nueva demanda mundial de importaciones de azúcar

 

 

Sudán se está convirtiendo en un centro regional de comercio de azúcar y  el producto básico se convirtió en un rayo de esperanza en una economía devastada por décadas de conflicto armado y la caída del precio del petróleo. Al mismo tiempo, las importaciones sudaneses de azúcar refinada – ingrediente clave en la industria alimentaria, en un país desértico que carece de edulcorantes naturales como las frutas – están contribuyendo a la recuperación del precio internacional del producto, según analistas y el Departamento de Agricultura Estados Unidos (USDA).

El cambio de escenario para el azúcar en Sudán es impulsado por la combinación de la liberalización del mercado, la demanda en los países vecinos, donde el precio es más alto y el aumento del consumo interno, como consecuencia de la afluencia de refugiados en cifras récord. La situación de los refugiados planteó la demanda de Sudán para el azúcar refinado de menos de 900 toneladas en 2014 a más de 1,5 millones en 2015, según la Organización Internacional del Azúcar (OIA).

Según el USDA, Sudán camina para ser responsable de casi el 30% de la nueva demanda mundial de importaciones de azúcar en la temporada 2015/16, que se espera que crezca alrededor de 2,5 millones de toneladas. Aunque la demanda mundial de importaciones de azúcar cayó casi un 2%, hasta 50 millones de toneladas en el 2015, las importaciones procedentes de Sudán se duplicaron, de acuerdo con el USDA.

Una razón de la demanda récord en Sudán es el número de refugiados que huyen a los países vecinos asolados por la guerra o que se encuentran entre los millones, procedentes de países como Eritrea y Somalia, a Europa. Más de 500.000 de estos inmigrantes entraron en Sudán este año, de acuerdo con las Naciones Unidas (ONU), y su apetito por el pan y jugo impulsa la demanda de azúcar.

Sudán ahora alberga 2,5 millones de refugiados, según la ONU.

Hace tres años, Sudán redujo los impuestos de importación de azúcar para resolver la escasez de productos. Los incentivos han atraído a los importadores, lo que ayudó al país a convertirse en un centro regional. El Ministerio de Industria Sudán estima que entre el 20% y el 25% del azúcar importado es ahora re-exportado a países como Eritrea, Sudán del Sur y Somalia, cuatro veces más que a mediados de 2014. Algunos analistas y comerciantes dicen que parte de las reservas se encuentra en contrabando en los mercados regionales, lo que el Gobierno niega.

(Valor)

Tags: , ,
X