img1726

La producción en pequeña escala de la caña de azúcar en Brasil es la razón principal de la serie de obstáculos que la industria de la caña de azúcar enfrenta hoy en día. Y esto es debido a la complejidad del material genético disponible para la siembra.Esta es la opinión del director comercial de CTC ( Centro de Tecnología de Caña), Osmar Figueiredo Filho, quien señala que si no hay inversiones representativas para la innovación, el cultivo de la caña de azúcar deja de ser atractivo para los productores.

Figueiredo Filho compara, por ejemplo, que mientras el cultivo de la remolacha azucarera en Brasil, llamado cultivos menores, por la baja superficie de cultivo, ha registrado aumento de la productividad de alrededor del 45% en los últimos 15 años, la caña no ha aumentado ni 10% en el período. “El maíz creció 40% y la soja avanzó 30%”, señala.

Según él, el desarrollo de una variedad de caña puede consumir entre diez y quince años de estudios e investigaciones, a un costo de $ 150 millones. “A pesar de esta relación, el germoplasma vegetal se comercializa en cantidades de menos de $ 10 por hectárea”, dice.

En la opinión de Figueiredo Filho, los accionistas de CTC realizaron cambios de organización, porque el mercado de caña de azúcar es ahora “altamente dependiente” de los avances tecnológicos a corto plazo, lo que sólo se activa por la aplicación de los recursos en materia de innovación. “La industria ansía por tecnologías que pronto le ayudarán a reducir costos y aumentar la competitividad de la cadena productiva, actualmente amenazada por otros países productores de azúcar y etanol”, concluye Figueiredo Filho.

Tags:
X