img7603

El mercado norteamericano prefiere exportar la gasolina y el diesel producido por las refinerías que venderlos en el país. Esto se debe a que los combustibles en el mercado internacional son conisderados con calidad “premium”, que puede traer más beneficios a los productores. La rentabilidad más alta tiene una explicación en la política de biocombustibles a cabo en el sector desde 2005, denominada “Ley de Aire Limpio”, donde las refinerías tienen que mezclar una cierta cantidad de etanol en la gasolina cada año.

Todo estaría bien si la gasolina no hubiera tenido una caída en el consumo en los últimos cuatro años, las tasas llegan una caída de 13%. Y mismo con las ventas de gasolina en caída, las refinerías están siendo obligados a comprar una cierta cantidad de etanol estipulado por el gobierno de los EE.UU., incluso sin utilizar, tienen que comprar créditos (Rin), lo que estaría aumentando el precio de sus galones, que antes costaban centavos y ahora costa más de un dólar. Así que para no tener una pérdida mucho mayor , las refinerías estarían tratando de sacar provecho de la venta de gasolina y diesel a otros países.


X