img3420

Muchos países son reacios a adoptar el etanol de la caña de azúcar, ya que actualmente sólo Brasil ha logrado producirlo a gran escala. Esta es la opinión del investigador del Icone (Instituto para las Negociaciones Comerciales Internacionales), Marcelo Moreira, quien aboga por aumento del número de países productores de etanol para aumentar la disponibilidad del producto en el mercado. “Podemos exportar esta tecnología a otros países en desarrollo, como América Latina, África y Asia. Sería una competencia sana”, dice.

De acuerdo con un informe publicado en julio por Icone, una encuesta realizada este año en colaboración con la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), China es un mercado de consumo con un gran potencial, pero incierto. “Mucho depende de la decisión del gobierno chino sobre la ampliación del uso de las energías limpias en el transporte”, explica.

Él dijo que la Unión Europea es también un mercado potencial, pero tiene una ley muy ambigua de combustibles “verdes”, lo que permite a los gobiernos locales a crear mecanismos para la protección de las importaciones de etanol bajo el punto de vista económico en este momento.

Señala que, a pesar mercados inciertos, los EE.UU. es prometedor. ” Moreira explica que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos, ha establecido un objetivo de combustibles “verdes” para ser consumidos por los estadounidenses hasta el año 2022, para reemplazar la gasolina.


X