Industria de los biocombustibles estadounidense se queja de las barreras al crecimiento

Los productores y los empresarios no están satisfechos con las políticas de consumo de estos biocombustibles. Las empresas piensan en emigrar a otros mercados como Brasil, China o la India

En una reunión celebrada ayer, 13 de octubre en Minneapolis, Estados Unidos, empresarios y líderes de la industria de biocombustibles de Estados Unidos se reunieron para analizar la situación actual del sector.

Hay una cierta insatisfacción con el gobierno de Obama por debilitar el éxito comercial de los combustibles renovables en el país, como el etanol. Michael McAdams, presidente de la Advanced Biofuels Association comentó que las empresas de biocombustibles estadounidenses están estudiando ampliar sus actividades a países como Brasil, China e India, que actualmente cuentan con una política inestable para los combustibles renovables, diferente de los Estados Unidos. “Nuestra animación con el mercado se ha visto alterada, ya que una dificultad del sector es encontrar financiación para construir plantas innovadoras en los Estados Unidos”, dijo.

La Asociación McAdams representa a los productores de biocombustibles de bajo carbono, como Gevo Inc, que produce isobutanol, un tipo de alcohol de alto valor en una planta de fabricación de etanol en Luverne, Minnesota. Esta y otras empresas criticaron la Environmental Protection Agency  (EPA)por la propuesta de reducir la mezcla de biocombustibles en los combustibles fósiles.

Joe Jobe, director general de la National Biodiesel Board, una trader de la comercialización de biodiesel, dijo que la industria de Estados Unidos en 2013 informó la factibilidad de producir más de 6.8 millones de litros de biodiesel. En 2007 una Ley Federal, nombrado Renewable Fuel Standard, dirigido a impulsar el mercado, pero con la actual propuesta de la EPA, la adición de biocarburantes en mezclas será insignificante en comparación con la producción.

Hay descontento en todos los sectores en relación con la decisión de la EPA, en especial las altas inversiones realizadas en esta área como las tres plantas para la producción de etanol celulósico a escala comercial, establecidas en el Medio Oeste estadounidense, que costó más de $ 200 millones. Actualmente hay 214 usinas de etanol en el país, que pueden sentir este año las dificultades de la situación actual de Estados Unidos.


X