El Salvador: Prevén posibles cambios en el ingreso de azúcar entre cañero e ingenios

Actualmente las ganancias generadas por los productos de la caña se reparten en 45.5 % para ingenios azucareros y 54.5 % para productores.

Se está elaborando por primera vez un estudio que podría cambiar la distribución de ingresos entre ingenios y productores. La investigación también abordaría el pago por el bagazo de la caña que los agricultores exigen a los azucareros.

En abril estará listo el estudio para determinar cómo se reparten las ganancias del azúcar y la melaza entre los productores de caña y los ingenios, de acuerdo con Giovanni Berti, del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera (CONSAA). Actualmente las ganancias generadas por los productos de la caña se reparten en 45.5 % para ingenios azucareros y 54.5 % para productores.

La Ley de la Producción, Industrialización y Comercialización de la Agroindustria Azucarera de El Salvador establece, en el artículo 39, que el dinero se debe repartir “previo estudio técnico anual sobre producción, autoconsumo industrial y comercialización del azúcar y miel final, y de los costos y descuentos a aplicar a los ingresos brutos para fines del cálculo de los porcentajes respectivos”.

Sin embargo, desde 2001 que data la ley, no se ha realizado nunca el estudio y los porcentajes se han mantenido, situación que productores han denunciado ya que el cultivo se hace menos rentable cuando las condiciones del clima no son adecuadas, como en el caso de la cosecha 2015/2016.

Berti indicó que el estudio lo está realizando la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Empero, explicó que aún no se sabe si cambiarán los porcentajes.

Luis Bettaglio, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Caña de Azúcar (ASPROCAÑA), consideró que probablemente los valores cambiarán para favorecer a los productores, puesto que los costos del cultivo han aumentado.

A su vez, Mario Salaverría, presidente de la Asociación Azucarera, aplaudió la investigación en la que también participa la Organización Internacional del Azúcar (OIA). Según el empresario, esto servirá para ver posibles puntos de mejora en la cadena de producción.
El bagazo de la caña

ASPROCAÑA espera que se cambie la legislación para que entre los ingresos que se dividen se incluya lo que los ingenios ganan al producir energía eléctrica con el bagazo de la caña.

Por otra parte, Salaverría argumentó que se paga por la caña de azúcar, lo que incluye el bagazo; no obstante, el presidente de ASPROCAÑA, Joel Bonilla, refutó que aunque todo sea parte de la misma caña, la ley especifica que el pago de ingresos es por azúcar y melaza, o “mieles finales”. Además, afirmó que los ingenios perciben ganancias de $50 millones por el uso del bagazo para la generación eléctrica. Estima que de ese monto los productores deberían recibir $28 millones.

Salaverría negó que los ingresos sean tan altos y aclaró que los ingenios utilizan el bagazo para autoconsumo y en ocasiones se vende el excedente, si hay. Agregó que sin la electricidad del bagazo, sería demasiado caro producir el azúcar, por la potencia que requiere. Además, explicó que los ingenios que generan electricidad han invertido alrededor de $1.4 millones para generar 1 megavatio (MW); asimismo, aseguró que la práctica es común en las agroindustrias del arroz y del café.

Berti anunció que el CONSAA ha pedido a la Asamblea que no emita ninguna decisión al respecto y que la discusión se retome hasta que finalice el estudio de la FAO, lo que generó rechazo en ASPROCAÑA, cuyos directivos explicaron que el estudio es para los porcentajes y no para el tema del bagazo.

Bonilla agregó que percibir ingresos por el bagazo serviría para paliar el costo de transporte, que oscila entre $6 y $10 por tonelada, algo que hace aún menos rentable la actividad para los agricultores.

Fuente: Laprensagráfica.com

Tags:
X