El azúcar líquido de caña transforma el mercado de Estados Unidos, como respuesta a los altos precios locales.

Muchas empresas de azúcar líquida se han instalado en Estados Unidos o expandido sus operaciones en los últimos ocho años, con el objetivo de asegurar la materia prima después de la que apertura del TLC que abrió el acceso al azúcar mexicana a un menor costo.

Una pequeña, pero floreciente industria en Estados Unidos de los fabricantes de azúcar líquida está jugando un papel descomunal como factor en el rally de precios más largo en años en uno de los mercados de edulcorantes más grandes del mundo.

Los precios en EUA del azúcar sin refinar han subido un 7.3 por ciento este año, alcanzando 29 centavos de dólar por libra el mes pasado, su mayor nivel en casi cuatro años y la ampliación de la prima sobre los precios mundiales es de cerca de 14 centavos de dólar por libra, ha tenido como resultado que el suministro de la industria de 11 millones de toneladas métricas tenga el nivel nivel más bajo durante el mismo periodo.

Los traders han atribuido la restricción en la disponibilidad a los cambios en el flujo de importación de azúcar de México después de un controvertido acuerdo comercial con el principal proveedor de Estados Unidos, fijando cuotas y precios mínimos. Los envíos de México se redujeron en casi un tercio después del acuerdo, según datos del gobierno de Estados Unidos.

El crecimiento de los llamados “melt houses”* que convierten el azúcar granulada en líquida, un edulcorante popular de bajo costo entre los fabricantes de alimentos para su uso en helados y coberturas, y la creciente demanda por parte de los refinadores también han acelerado el ritmo de las ganancias.

Si bien no es nueva su presencia en el restringido mercado norteamericano, su expansión en los últimos años ha intensificado la competencia con las refinerías tradicionales como Domino Sugar de ASR y Louis Dreyfus Commodities BV de Imperial Sugar, dijeron fuentes de la industria.

Un ejemplo de ello es que el mayor grupo azucarero privado de México, Zucarmex, abrió un centro de distribución de azúcar líquida y granulada en Tucson, Arizona, en 2014.

“El azúcar granulada va a las plantas de azúcar líquida y en menor escala a las refinadoras, porque México tiene una cuota más pequeña,” dijo Kevin Combs, especialista global con edulcorante McKeany -Flavell en Oakland, California.

El aumento de la tensión pone de relieve cómo el conflicto de los productores de Estados Unidos con México sobre un presunto dumping ha tenido consecuencias no deseadas para la industria azucarera y para empresas como Imperial Sugar, que no tiene sus propios suministros de crudos domésticos.

los datos del USDA analizados por Reuters muestran que el azúcar mexicana que se envía a los puertos de los refinadores tradicionales ha disminuido en un tercio desde la campaña 2015/16 que se inició el 1 de octubre de 2015. Es el suministro más reducido en cuatro años.

El resto va a reenvasadores y productoras de azúcar líquida, dijeron fuentes comerciales. Ese sector incluye empresas privadas como CSC Sugars, D&I Pure Sweeteners y Sweetener Supply Corp.

Comparativamente, a los refinadores les llega la mitad de azúcar en 2014/15 cuando en 2013/14 les suministraban dos tercios, según los datos.

La brecha cada vez mayor y el aumento de los precios es probable que agite aún más el debate sobre el impacto del acuerdo comercial, al que se opone la Sweetener Users Association (SUA) Asociación de Usuarios de Edulcorantes, que representa a los compradores de azúcar.

El grupo dijo que el acuerdo comercial está causando “ distorsiones”en el mercado, excacerbadas por la tendencia no GMO, de acuerdo con una carta al Departamento de Comercio y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos presentada el pasado lunes.

También pone en peligro el frágil equilibrio de un programa de apoyo del gobierno a través del cual las asignaciones de producción (allotments) y la cuota de importación que reparte el Departamento de Agricultura (USDA).

Las refinerías están presionando por un aumento de la cuota de azúcar cruda por el USDA.

Crecer igual al 2008

Muchas empresas de azúcar líquida se han instalado en Estados Unidos o expandido sus operaciones en los últimos ocho años, con el objetivo de asegurar la materia prima después de la que apertura del TLC que abrió el acceso al azúcar mexicana a un menor costo.

Algunos pueden utilizar tanto azúcar “estándar” de México, que es de mayor calidad que el azúcar en cruda y también azúcar refinada para producir productos del azúcar de caña de manera más eficiente y, a veces, a un costo menor respecto al de los refinadores tradicionales.

Las refinerías también elaboran azúcar líquida.

Las condiciones del mercado cambiaron hace tres años cuando los productores estadounidenses acusaron a México de dumping de precios del azúcar en los Estados Unidos y acordaron en 2014 imponer topes a los precios y cuotas a la importación.

Mientras que los suministros totales han caído, algunos dicen que todavía hay un montón de azúcar para satisfacer la demanda y las preocupaciones de los compradores son exagerados.

Sin embargo, la presión sobre la oferta probablemente se ha exacerbado por la preferencia de los fabricantes de alimentos para utilizar más azúcar de caña y evitar ingredientes elaborados con productos genéticamente modificados (GOM) como el azúcar de remolacha y el jarabe de maíz.

(Reuters)

Tags: , ,
X