Cuba pone en marcha la campaña azucarera en la cual espera elevar su nivel de producción

Lo ingenios darán hoy los primeros pasos en la zafra, en una campaña que se inició esta semana y que tiene previsiones de aumentar la producción del dulce.

Las autoridades cubanas darán hoy los primeros pasos en la zafra azucarera (cosecha) 2016-2017, una campaña que se inició esta semana y que tiene previsiones de aumentar la producción del dulce.

Los planes de AZCUBA, un grupo empresarial estatal que en 2011 sustituyó al Ministerio del Azúcar de la isla, prevén el crecimiento productivo del 15 por ciento en relación con la anterior cosecha que quedó por debajo de lo planificado por las autoridades.

Antes de que termine este año, medio centenar de refinerías estarán en acción en 13 de las 15 provincias de la isla, buena parte de ellas para moler, durante 140 días, la caña de azúcar, aunque un grupo arrancará las máquinas el próximo diciembre, de acuerdo con fuentes de AZCUBA.

Según lo planificado, la zafra debe terminar a mediados de abril venidero con el objetivo de recuperar la producción que en la cosecha anterior cayó en un 20 por ciento como resultado primero de la sequía y después de lluvias a destiempo, además del tiempo en la industria y la cosecha.

El sector azucarero, que fue por décadas la principal industria de la isla, hoy sufre de una severa descapitalización y hora solo representa alrededor del cinco por ciento del ingreso de divisas de la nación caribeña.

Ocho de las 56 refinerías azucareras de Cuba fueron construidos en la década de 1970 y 1980, pero el resto se erigió antes de 1959, por lo que la mayoría requiere de una fuerte inversión de capitales para ser rehabilitadas.

La cosecha se mantuvo estable hasta la zafra 1993-1994, cuando se produjo un descenso en los índices de producción como consecuencia del llamado Período Especial, como se denomina en la isla a la crisis generada por la desaparición de la Unión Soviética y del campo socialista.

En la del periodo 2002-2003 cayó el índice de superficie cosechada, como reflejo del desmantelamiento de centrales y el desmontaje de la industria azucarera en abrupta ruptura con una tradición de cuatro siglos que había hecho de la producción azucarera la locomotora de la economía nacional.

En esos años se desmontaron refinerías, que disminuyeron de 156 a 61, desaparecieron decenas de miles de puestos de trabajo y la superficie de cultivo se redujo de dos millones de hectáreas a unas 750.000.

Esos factores provocaron una drástica caída de la producción que hizo que en la zafra de 2009-2010 la industria alcanzara su peor nivel en 105 años, con solo 1,1 millones de toneladas del dulce.

Sin embargo, desde 2010 las autoridades buscan la reanimación del sector azucarero, ante la evidencia de lo drástico de las medidas tomadas casi una década antes, y la valoración de las potencialidades económicas de los derivados de la caña.

Como parte de esas medidas de reanimación, se comenzaron a introducir nuevas máquinas cosechadoras, muchas llegadas desde Brasil, y otras confeccionadas en China bajo diseño cubano.

El actual plan de reformas económicas en el país señala como objetivos prioritarios en esta industria el incremento sostenido de la producción de caña; el perfeccionamiento de la relación entre el central azucarero y los productores cañeros, y la diversificación.

Considerada en otros tiempos como la locomotora económica del país, la industria azucarera cubana vivió sus mejores días cuando llegó a ser el primer productor mundial del dulce.

La isla consume en la actualidad entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar anuales y vende unas 400.000 toneladas a China y a otros mercados.

Fuente: Spanish

Tags: , ,
X