Consumo: El azúcar se paga más cara en la Argentina que en los supermercados de Inglaterra

Se Comparó una canasta de 23 productos y resultó un 72% más cara en Buenos Aires que en la capital inglesa. Impuestos generan distorsiones.

 

Es la sexta ciudad con mayor costo de vida del mundo, según el semanario The Economist. En sus zonas céntricas, un monoambiente no baja de 900 libras al mes (unos $ 18.144 al tipo de cambio del 9 de febrero) y un viaje en subte en la zona céntrica roza los $ 58. Sin embargo, los supermercados en Londres son más económicos que en Buenos Aires.

En una comparación de precios de 23 alimentos en cadenas similares de ambas ciudades y la canasta que se confecciona resulta 72% más cara en los retailers porteños. El dato no es menor si se tiene en cuenta que el salario mínimo promedio en Inglaterra es unas tres veces mayor que en la Argentina.

Los contrastes se dan incluso en los alimentos básicos de Precios Cuidados. El pan de mesa lacteado, por caso, figura a $ 23,85 en el plan oficial, un 136,6% más que en la capital inglesa, donde se consigue a $ 10,08. Similares anomalías presentan el arroz largo fino y fideos, cuyos precios ($ 9,31 y $ 8,80) son un 120% y 118,4% más altos que en Londres, donde se venden a $ 4,23 y $ 4,03, respectivamente.

La grieta se profundiza en los productos enlatados. La lata de atún al natural se consigue a $ 14,11 en la ciudad europea, pero está valuada en $ 35,71 en el programa de Precios Cuidados, 2,5 veces más. El choclo amarillo en granos, en tanto, cotiza $ 18,21 en el plan oficial de precios, frente a los $ 7,06 que cobran del otro lado del Atlántico.
inflacion-y-precios-2361210w640
Harina y azúcar, dos de los pocos productos que hace un año y medio todavía se encontraban a mejor precio en los supermercados porteños, hoy están más caros. El kilo de harina se consigue a $ 7,99 en Precios Cuidados, un 32% más que en Londres, donde se vende a $ 6,05. En la misma línea, el kilo de azúcar figura a $ 13,66 en el listado oficial versus los $ 12,90 que cuesta en Londres.

Los motivos que explican las diferencias de precios entre ambas ciudades son complejos. “El costo logístico de una cadena de supermercado local ronda los 40 puntos. Eso, más Ingresos Brutos, IVA, impuestos bancarios, cargas sociales y RT suma, aproximadamente, 50 puntos, que terminan repercutiendo en el precio”, expone Daniel Vardé, socio a cargo de Retail en Deloitte. Ese “costo argentino”, dice, amplía la brecha de precios no sólo en relación con Londres, sino también con España o los Estados Unidos. “El costo argentino es de los más altos del mundo”, remata.

En la misma línea, el economista y autor Martín Tetaz señala la presión tributaria como factor fundamental de la grieta de precios. “Es escandalosa y hace una gran diferencia porque, en muchos casos, se juntan Ingresos Brutos con IVA e impuestos internos”, ilustra.
Otro motivo, apunta, es la apertura económica de Europa, que incentiva la competencia y permite que se impongan en góndola productos más baratos. Agrega, como tercera causa, la política de pricing de los supermercados argentinos: “Genera subsidios cruzados, porque aumenta el precio contado sin promoción para poder bajar 30% los días que hay descuentos, u ofrecer la segunda unidad al 80% off”.

Nivelar los precios locales con los del exterior, plantea Vardé, demandaría un acuerdo serio entre productores, puntos de venta y Gobierno, del que nazca una canasta básica de 300 o 400 productos.

Fuente: La Nación


X