El Secretario de Estado de Agricultura e Abastecimento do estado de São Paulo, Arnaldo Jardim, favorece una Proer para la industria de la caña de azúcar. Pero no en este momento. Confiere sus puntos de vista en la siguiente entrevista concedida en la mañana del miércoles (15/04), en Ribeirão Preto, durante un evento de la Associação Brasileira das Indústrias de Tecnologia em Nutrição Vegetal (Abisolo).

JornalCana ​​– ¿Crees que es el momento de la industria de la caña de azúcar tener una especie de Proer, es decir, un programa de refinanciación bancaria en relación con la deuda bancaria?

Arnaldo Jardim – No tengo ninguna duda de que la industria está en deuda. Incluso con los bancos. Y hay una deuda dentro de la cadena de la caña de azúcar. Tiene proveedores con muchas deudas, así también están los vendedores de insumos, que tienen cuentas por cobrar. Así que estamos en una situación que hay deuda estructural dentro del sector y esto acaba generando tensión en la cadena de suministro. Una de las cosas que siempre dibujaba, y el Consecana es una manifestación, es situación armonía. Pero ahora llegamos a un punto que ha causado grandes tensiones dentro de la cadena. Esto no es bueno. Ahora, yo no creo que la industria deba ir en busca de un Proer ahora.

¿Por qué?

Porqué no tendría sentido buscar eso, de una forma estructural para el sector, cuando se tiene una salida. Cuando hubiese un escenario que tuviese rentabilidad de la industria cerrada de la ecuación y, entonces, se pediría la renegociación de la deuda porque habría un nuevo flujo y esto apuntaría a una situación futura. Y eso no ha sucedido todavía. Aunque tengamos la cuestión de Cide, que mismo tardía fue importante, y la cuestión de la mezcla (gasolina más anhidro), que también tomó tiempo pero fue importante, y dio aliento adicional a principios de este año, aún no tenemos la certeza tanto la inserción de etanol como de la bioelectricidad en la matriz energética. Hasta que no tengamos un escenario previsible, a medio plazo, creo que hacer un proceso de reestructuración de la deuda sin la industria resorbida, estaría presionando para que algo más serio. Creo que ahora el sector energético debe ser para cerrar la ecuación de la bioelectricidad, que se ha mostrado crucial. En 2014, las compañías podrían operar con rentabilidad (permitido) por esta electricidad.

Cuéntanos más sobre, por favor

Desde el punto de vista del futuro, tenemos que consolidar (esta ecuación), asegurar la tranquilidad del gobierno sobre la participación del etanol en la matriz de combustible. Entonces se crea un marco de seguridad que permitirá al sector tener una perspectiva a medio plazo.

¿Cómo el gobierno del estado de São Paulo, que haces parte, puede ayudar a crear un impulso hacia esta ecuación?

En primer lugar, hay ajustes que son nacionales. Nosotros (como Poder Ejecutivo de São Paulo) nos posicionamos presionando políticamente y fue importante el gobernador Geraldo Alckmin haber integrado el comité de gobernadores de la parte delantera por el etanol. Este frente ha solicitado una audiencia con la presidenta Dilma Rousseff para discutir a fondo la cuestión. Estamos esperando.

¿Cómo está la industria ante el gobierno federal?

Las autoridades federales han mostrado gestos contradictorios. Ahora, un ministro o la ministra de Agricultura (Katia Abreu) dan señales de que el sector se dará prioridad por el gobierno, y damos la bienvenida a eso, pero entre esa disposición y la real aplicación de las órdenes que hay una distancia real.

¿Y cómo el Secretario de Agricultura ayuda a estimular el sector?

Desde el punto de vista de la Secretaría de Agricultura de São Paulo, estamos ayudando en tres frentes básicos. En primer lugar es para ayudar en la productividad agrícola, por lo que se acentúan con el Instituto Agronómico nuevas variedades de caña de azúcar, y estamos muy entusiasmados con el sistema de las plántulas de pre-germinado. Creemos que es importante recuperar la productividad agrícola, que en el estado de São Paulo, hay tres años la productividad fue de 86 toneladas de caña por hectárea, y el año pasado se redujo a 75. Esto tiene que ver con la cuestión de los ingresos: falta de ingresos impidió el cuidado de mantenimiento, la preservación de la caña de azúcar posee.

Según punto: logística. El estado de São Paulo apoyó el tema del ducto de etanol, apoyó, por ejemplo, la instalación de la terminal de salidas Itirapina (en la región de São Carlos), y entonces hay algunas cuestiones logísticas que también ayudan a reducir los costos en el estado. El tercer frente es la cogeneración de electricidad. Ha habido todo una cuestión de ICMS diferencial para la compra de nuevos equipos para hacer la llamada retrofit. Y ahora estudiamos las medidas adicionales que puedan apoyar la cogeneración de energía. El Cesp debe participar activamente en este proceso. Tendrá papel pro-activo. El estado de São Paulo utilizará su poder adquisitivo (de bioelectricidad) para inducir la producción de esta energía. Estamos discutiendo qué otro tipo de apoyo fiscal se puede hacer de punto de vista de la bioelectricidad. En febrero, el gobierno anunció la simplificación del proceso de cogeneración. A menudo tiene una empresa que es propietaria de la finca, otra que es propietaria de la planta y otra empresa que quema el bagazo y produce la energía. Hubo una burocracia sobre el ICMS que, con crédito de tiempo que llevaba años para procesar. Buscamos ahora simplificación, renunciar a ingresos adicionales porque cuando haces eso con prontitud, a ganar hasta el 6% de rentabilidad.

Tags: , ,
X